Una vida entera a tu lado

Goes cumple 85 años de vida. Se dice rápido, pero pasaron tantas cosas que resulta imposible resumirlo todo en unas líneas. Quizás, la mejor forma de describir a este Club se encuentre en el título de este artículo: una vida entera a tu lado.

Desde aquellos veteranos que, en sus épocas de deportistas y estudiantes, fundaron a Goes el otoño de 1934 hasta aquellos niños que hoy entrenan en nuestra tan querida Plaza de las Misiones, soñando con algún día poder enfundarse la camiseta roja y azul cuando sean grandes.

En el medio, miles de historias de Misioneros sufridos, amantes del deporte y del barrio, acostumbrados a remarla con poco pero a hacer ruido de a muchos. Lo popular es nuestra insignia, sin la gente no seríamos nada. ¿Cuántas veces nos levantamos nerviosos porque Goes juega de noche y hay que ganar? ¿Cuántas veces festejamos hasta no dar más, con el corazón lleno de felicidad y cuántas otras se nos cayó una lágrima porque la veíamos fea? ¿Cuánto dolieron aquellos años sin poder competir?

Este ha sido nuestro camino y debemos sentirnos orgullosos de lo que hemos hecho. Distintos momentos hemos atravesado, algunos con más éxitos que otros. Y mucho sufrimiento. Ya lejanos parecen quedar aquellos tiempos de victorias en los Federales, pero Goes se acostumbró a competir a primer nivel y eso es algo que el Club no había conseguido prácticamente en toda su historia.

De todas formas, ¿Qué nos importa lo deportivo si todos sabemos que cuando Goes llame allí estaremos? En nuestra casa o jugando de visita, jugando Liga o en Tercera. O quizás dándole una mano al Club económicamente, o simplemente estando ahí para ayudar a algún grupo de hinchas tercos que soñaron con mejorar la Plaza y lo lograron.

A nosotros nadie nos puede hablar de fidelidad. Estuvimos en los días más oscuros, cuando las puertas de la Plaza se cerraron y parecía que llegaba el final. Pero estuvimos y no dejamos que sucediera. Con el alma vacía esperamos, aquellos años de la desafiliación, el momento para poder volver a decir presente. Y allí estuvimos también.    

Goes atraviesa nuestras vidas, desde el más pasional al más racional. No podemos ser Misioneros y no estar un poco locos. Este Club saca lo más profundo del hincha, la esencia misma de ser de Goes. Es hasta difícil de explicar, pero es fácil darse cuenta del lugar que ocupa en nuestros corazones.

Es una vida entera a tu lado, son muchas vidas enteras a tu lado. Feliz cumpleaños al Club del barrio. ¡Salú!