Trago amargo

Goes entregó un punto poco creíble en Plaza de las Misiones, en un encuentro donde hizo casi todo mejor que el rival, salvo recordar que un partido tiene cuatro cuartos, y no es precisamente el último en el que se puede fallar de una forma tan grosera. El último período arrancó con el Misionero 10 unidades arriba, pero en los últimos 10' vino la peor parte del cuento, todo fue nervio, error, y pérdida infantil de pelotas. Sayago aprovechó, y sin brillar, hizo todo un poquito mejor, puso un parcial de 20 a 5, y se llevó un punto de oro en cifras finales de 70 a 65. Lluvía torrencial en Plaza de las Misiones, buen marco de público, y la fiesta se iba armando mientras el aliento intenso de ambas parcialidades ponía color a la húmeda y gris noche de Martes. El reloj de 24 se puso caprichoso y el partido tuvo que retrasarse unos minutos para que los problemas técnicos puedan solucionarse. Goes salió firme y con decisión a quedarse con un partido cuya identidad fue la desprolijidad y la poca claridad de ambos equipos para atacar el aro rival. El primer cuarto mostró al equipo Misionero con una marca agresiva sobre Dandrige, controlando bien los circuitos de ataque de los de Horacio Perdomo, y poniéndose arriba en el score, principalmente gracias a la tarea de un Alejandro Acosta que hacía daño desde la línea pintada. Si bien Sayago cerró el primer chico arriba (21 a 19), la foto del partido dejaba la sensación de que Goes, en el trámite, era algo más, y podía sacar provecho de esto si ajustaba algunos detalles. Y así fue, para el segundo y tercer cuarto el Misionero ajustó sus procesos tanto en la marca como en la elección de los caminos de acceso al aro rival. Tuvo en Nesbitt y Acosta sus mejores exponentes, y logró mejorar un aspecto fundamental en relación al "modus operandi" que venía presentando en casi toda esta Liga, que era el mal cierre de cada uno de los cuartos dentro de los partidos. Dicha virtud, hizo que Goes se vaya al descanso arriba en ambas etapas, llegando a sacar 12 puntos de ventaja sobre su rival, y alcanzando el final del tercer chico con una ventaja de 10 unidades, que hacía presagiar que la mesa estaba servida para cerrar el partido sin sobresaltos y poder así, tomar un respiro en una tabla de posiciones que hoy, nos ubica en la góndola de más flojos. Llegó el último cuarto, ese lapso donde uno debe estar más fino y más concentrado que nunca, la ventaja.. era del viejo Goes, el apuro y los nervios..  tenían que ser necesariamente patrimonio del equipo visitante. Pero el destino le tenía guardado un cachetazo grande a los hinchas que llenaron anoche la Plaza de las Misiones. No salió nada, nada, pero nada. Fueron 10 minutos de puro nervio, de ataques desordenados y pelotas perdidas de manera inexplicable, y de a poco fuimos transformando a un Sayago, que también erraba, y desaprovechaba una y otra vez la chance de acercarse y pasar, en un equipo que entendió que si se equivocaba un poco menos que Goes, se iba a llevar el partido para su casa. Llegaron los triples de Antunes, y los de la vía finalmente sacaron 5 tantos de ventaja y se hicieron de un punto que vale mucho, y que deja a Goes en los últimos lugares de la tabla. Trago amargo en casa, sí, pero tranquilo el Goes, más que nunca. Hay comienzos buenos, y otros complicados, pero este club tiene algo que nunca cambia, algo que pase lo que pase, permanece idéntico, como si fuera un tatuaje, y es que hay un pueblo atrás que late, y que siempre está detrás de la baranda para empujar. El equipo necesita confianza, y en momentos como este, esa confianza solo la dan las victorias. La liga es muy larga, y el plantel tiene material y capacidad para cambiar la cara. Temple, huevo, y corazón... sobran, esto es Goes. Estadísticas del partido en FIBA  >> CLICK AQUÍ<< Estadísticas del partido en la APP >> CLICK AQUÍ<<