Te banco

Fue una gran jornada la del martes en la noche. Con buen juego, con estilos y con diferencias sobre el rival, Goes se llevó un gran punto de un siempre difícil Olimpia en su cúpula de Colón por 82 a 64. Fue un partido de trámite parejo que se definió a nuestro favor definitivo en el último cuarto. La mano que vino desde el banco de suplentes fue clave para que el equipo de Álvaro Ponce siga tranquilo en esta zona de la tabla y ya piense en qué rival podría tocarle en la reclasificación. Pero aún falta, tranquilo el Goes. No es necesario abrir ningún capítulo para la hinchada. Ya lo demostramos y no necesitamos hacerlo de nuevo. No le debemos nada a nadie, estamos siempre y no nos importa el resultado. Aun sin estar en puestos de privilegio (peor, porque peleamos el descenso) estamos llenando todos los escenarios a los que vamos y vivimos el partido a pleno. Fueron 18 puntos de ventaja sobre Olimpia, que se dieron recién en el último cuarto. Tuvimos un 45% en acierto de tiros, lo que nos dio un aire certero para lograr un marcador amplio. Esta vez los triples no fueron la mayor arma, ya que logramos seis en 27 intentos, aunque sí lo fue (algo siempre cuestionado) la efectividad en el tiro libre, en donde metimos los 14 que tuvimos. Aporte fundamental vino desde el banco con un total de 27 puntos y jugadores que fueron claves. Fernando Martínez, una vez más, con su gran lectura de juego, aportó 13 unidades en casi veinte minutos en cancha. La gran sorpresa la dio el pibe Agustín Dellepiane con diez puntos, en dos dobles y dos triples. El quintento inicial tuvo a David Nesbitt de nuevo entre los titulares, junto a Calvin Warner. La gran figura del bahameño fue la que mantuvo a tiro al misionero en los mejores momentos olimpistas. Nesbitt marcó 22 puntos y quedó como uno de los goleadores junto a Alexander. Pero también fue determinante su cotterráneo, que esta vez convirtió 14 unidades y capturó la misma cantidad de rebotes, lo que lo convirtió en el jugador más valioso del encuentro. Una mención especial merece uno de los jugadores más parejos en lo que va de esta LUB: Brian García. El escolta también convirtió 14 puntos y fue determinante con su empuje y su movilidad para el equipo. Capturó 3 rebotes y puso 3 asistencias. Queda la rebeldía del equipo para sobre ponerse a las rachas que tuvo el equipo de Federico Camiña y poder dar vuelta un tanteador que llegó a ser hasta de ocho unidades. La inteligencia y el buen juego colectivo nos hacen seguir primeros en esta parte de la tabla que nadie quiere jugar. Pero nos tocó y con todo lo vamos a sobre llevar para estar peleando de nuevo arriba. El camino sigue siendo el mismo, solo que se hace un poquito más largo.