Sin margen de error

Goes cayó en su visita a Trouville por 74 a 68 y quedó 2-0 abajo en la serie. Tras un primer tiempo flojo, el equipo remontó una diferencia que fue de hasta 18 puntos pero no supo cerrar el partido y ahora la eliminatoria se complicó. El próximo viernes el misionero tendrá la oportunidad de descontar y mantener viva la esperanza o, de lo contrario, dirá adiós a la temporada. Fue un partido extraño. Mucho calor, mucha tensión y mucho nerviosismo fueron los factores predominantes a lo largo del juego. Trouville logró sacar la cabeza promediando el segundo cuarto y, tras el descanso, parecía seguir de largo, pero apareció el amor propio de los jugadores misioneros para descontar una diferencia que parecía definitiva. El cierre, sin embargo, mostró que esta no fue una buena noche para Goes y el rojo de Pocitos quedó a un punto de decir presente en cuartos de final. El primer cuarto arrancaba lleno de pérdidas para ambos lados. Ninguno parecía afianzarse en la cancha y las defensas predominaban sobre los ataques. La paridad era absoluta, tanto que en 6 minutos de juego el parcial era de 8 iguales. El misionero había tenido alguna oportunidad de irse arriba pero las cosas no salían del todo bien, de alguna manera empezaba a vislumbrarse que esta no iba a ser una buena noche para Goes. El cierre del primero tuvo a Trouville tomando algo de distancia tras un triple de Izuibejeres y un par de  dobles de Oglivie, que solo fueron contrarrestados con un libre de Brian García. 15 a 9 el parcial para el local que empezaba a sentirse mejor bajo ese trámite tan desprolijo. Los de Ponce veían que su juego era muy forzado y el rival conocía muy bien las jugadas del equipo en ataque, cortando cada intento de hacer pesar a Warner y Matthews en la pintura y doblando muy bien en las salidas de las cortinas a los jugadores perimetrales. Goes se quedó sin alternativas y eso hizo que en diez minutos se anotaran tan solo 9 puntos. El segundo cuarto no iba a ser bueno para Goes. El equipo se quedó sin juego y vulnerado en defensa, realizó mucho desgaste físico sin que ello influyera y el rival lo aprovechó. Sobre el final hubo un intento de arrimar la diferencia pero Trouville encontró en sus extranjeros una buena respuesta en ese entonces. Un rápido triple de Musa Abdul-Aleem le daba 9 de renta a Trouville en el arranque, y luego Cáceres ponía un doble para sacar máxima de 11 unidades. Goes tiraba del carro con algunas corridas y se ponía a 5, pero de ahí en más la cosa se puso negra. Cada ofensiva terminaba en tiros forzados o pérdidas. El local se iba a 13 a falta de 2 minutos, y otro doble de Newsome ponía 15 de distancia. El misionero lo intentó sobre el cierre con un par de triples de Brian García y Charquero, pero “Musa” se mostró muy inspirado y colocó dos triples seguidos (uno de ellos sobre la bocina) para dejar las cosas igual. 39 a 24 el final para irse al descanso largo. Para el tercero había que buscar la remontada, pero sobretodo había que cambiar cosas en ataque. Goes vio como el rival lo limitaba mucho y había que buscar variantes para meterse en el partido. Eso, y defender duro. Y parecía que los jugadores entendían el mensaje, ya que colocaron un rápido 6-0 que dejaba al misionero a 9 puntos, pero el equipo se quedó sin gol y Trouville siguió de largo. El equipo de Tito metió un parcial de 11 a 2 para irse 18 puntos arriba cuando restaban 4 minutos para el final. El partido empezaba a decantarse para el local que tenía en su dupla de extranjeros y en Cáceres las mayores figuras del equipo, mientras que el visitante no lograba hacer prevalecer su juego ofensivo de ninguna manera. A partir de ahí, los ingresos de Fernando Martínez y Claudio Charquero le cambiaron la cara al equipo. De la mano del base y del interno Goes empezó a encontrar puntos fáciles y defensas más firmes. El resto del equipo se contagió y se logró reducir la diferencia a 9 puntos a falta de un minuto para el cierre, tras una bomba de Charquero de 3 puntos. El propio “Enano” sacó una falta a falta de 30 segundos y logró reducir el trámite a 7, pero un doble de “Musa” cortó la remontada y decretó un resultado final de 54 a 45 a favor del local. Goes pasó de verse 18 tantos en el marcador a tan solo 9 tras algunos buenos minutos de juego. La clave estaba en mantener la presión y atacar con mayor criterio, porque el desgaste ya era mucho. Teniendo en cuenta que la noche del equipo no era buena, la actitud era lo más importante de cara al último cuarto. Charquero seguía a lo suyo y ponía otro doble en el arranque para meter definitivamente a Goes en el partido, pero Trouville se iría reacomodando luego de la remontada del tercer cuarto y manejaría la renta mejor. El misionero lo intentaba sin mucho orden pero con mucho amor propio. El equipo se ponía 7 abajo pero aparecía algún doble rival o un par de pérdidas consecutivas que hacían que la diferencia se hiciera notoria. Sebastián Vázquez empezaba a asumir algunos tiros y eso era una buena noticia, mientras que Brian García se iba sintiendo más cómodo a medida que transcurrían los minutos. Dos libres del capitán a falta de 4 minutos ponían al visitante a tan solo 4 puntos. La remontada era un hecho y el partido ya no estaba tan cuesta arriba, aunque el desgaste para lograrlo había sido mayúsculo. En noches como las del lunes, donde no sale las cosas, es fundamental que los jugadores que estén en cancha se entreguen al máximo para poder luchar frente a las adversidades y eso pasaba con Goes. Trouville contestaba en el otro aro con un doble de Newsome pero volvía a aparecer Fernando Martínez para dejar las cosas a 3, el partido más a tiro que nunca. Sin embargo, de ahí en más emergió la figura de Ernesto Oglivie, que cargó una y otra vez con las ofensivas locatarias en el final y logró sacar a su equipo a flote. 6 puntos consecutivos del extranjero le daban aire a los suyos cuando Goes apretaba en defensa y también la metía en ataque: dos libres de García a falta de 2 minutos y un doble de Warner intentaban arrimar el tanteador, pero las variantes en la pintura del local eran mayores y eso fue determinante. Aparecía Newsome a falta de un minuto para abrir 5 de renta, pero fueron rápidamente contrarrestados por Warner para volver a dejar las cosas a 3 a falta de 55 segundos. En la reposición, Trouville atacaba cuando la pelota dio en un pie visitante, dándole la chance de tener 14 segundos más de posesión y otra reposición, esta vez desde el costado ofensivo. La pelota la recibe Izuibejeres, que recibe la falta de Charquero con 18 segundos por jugar y se da la chance de abrir nuevamente 5 puntos, esta vez casi inalcanzables. El jugador locatario puso los dos, Goes buscó la desesperada pero volvió a perder el balón y “Musa” puso un libre más para cerrar el partido 74 a 68 a favor del rojo de Pocitos. Goes se llenó de amor propio y logró llegar al cierre con chances, pero el desgaste realizado no le permitió tener la claridad suficiente en el cierre y lo pagó muy caro. El próximo viernes a las 20:15 horas recibiremos a Trouville en la Plaza de las Misiones para volver a apoyar a un equipo que, pase lo que pase, nunca dejó de dar pelea. Los esperamos a todos. Link a las estadísticas: http://www.fibalivestats.com/u/FUBB/582453/index.html