“Nos sacamos una mochila pesada de arriba”

El equipo de Comunicación de Goes estuvo charlando con Gustavo Reig tras la conquista del Clausura y la histórica clasificación a la Liga Sudamericana de Básquetbol a disputarse la próxima temporada. De eso, de lo que se viene y de toda una vida ligada al club de sus amores, el popular “Colo” dejó sus impresiones.

P: Pasaron apenas un par de semanas desde que Goes le ganó a Urunday, se consiguió el Clausura y se clasificó a la Liga Sudamericana de básquetbol en una campaña memorable: ¿Qué pasó esa noche, qué pasó antes de ese partido y cómo están viviendo este logro histórico?

R: Antes del partido habíamos hablado con los jugadores de que teníamos la posibilidad histórica de poner a Goes en un torneo internacional, que nunca se nos había dado. De todas formas, creo que primero teníamos que ganar el juego, aunque fuera por uno o dos puntos. Indudablemente, a medida que fue pasando el partido y, sobre todo en el tercer cuarto, vimos que estábamos sacando la ventaja de catorce puntos que necesitábamos y fuimos redondeando el partido de ahí en más. En definitiva, terminamos disputando uno de los mejores juegos del campeonato.  

P: Es importante destacar la magnitud del rival, ya que Urunday Universitario venía primero y con una buena racha de victorias. Además, es un equipo difícil de defender para Goes por el hecho de jugar con un extranjero perimetral y un nacionalizado en la pintura.

R: Sí, nosotros teníamos muy claro que no era fácil ganarle a Urunday, por eso hicimos hincapié en que lo más importante era el punto  porque sabíamos que era muy difícil ganar por catorce puntos, pero a veces los partidos se te dan y nosotros logramos romperlo en el tercer cuarto después de defender muy duro y ser tácticamente muy aplicados, corriendo mucho la cancha y convirtiendo.

P: ¿Qué cambió en el equipo desde tu llegada para generar esta remontada y qué responsabilidad tiene el entrenador en este momento?

R: El cambio más importante fue que el equipo empezó a jugar de otra manera, sobre todo con la llegada de Alexander. Si bien Brown era el goleador de la Liga en ese momento y hacía muchos puntos por partido, no era lo que a nosotros nos servía porque absorbía mucho la pelota y no era buen defensa, se dispersaba. Con Alexander tenemos un juego más de equipo, no necesitamos que nadie haga treinta puntos para ganar. Repartiéndonos el goleo, como está pasando ahora, y con todos los que entran haciendo más de diez o doce puntos, nos tienen que marcar a todos, y por ahí eso genera esfuerzo extra en los rivales.

P: Creo que en la mayoría de los partidos del Clausura hubo al menos cinco jugadores arriba de los diez puntos, incluso con algún partido de hasta siete jugadores en dobles dígitos.

R: Sin ir más lejos, en el partido con Urunday, Fernando Martínez jugó solo el primer tiempo, en el segundo no entró, e hizo doce puntos. Eso te marca un poco la pauta de que todos aportamos y nos tienen que defender a todos. Además, tenemos dos extranjeros que, si bien tienen gol, son solidarios, saben pasar la pelota y no salen a la cancha con la necesidad de generar estadísticas individuales. Si está para ellos, se la juegan, pero si está mejor para un compañero la pasan, no son egoístas. Eso me genera tranquilidad.

P: Algunos jugadores han declarado que tu principal aporte se dio desde la mentalización, hacerles creer que se podía conseguir el objetivo de entrar en la Liguilla. ¿Cómo trabajaste en ese aspecto?

R: Se habló más que nada de la confianza, de que se tengan confianza. Ellos son buenos jugadores, nadie va a discutir a Fernando Martínez, a (Sebastián) Vázquez que juega en la selección, a (Alejandro) Acosta que es de los mejores bases del medio o a Brian García también. Se les pidió que confiaran en ellos mismos, que era cierto que no habíamos tenido un buen arranque de campeonato, pero los extranjeros que se trajeron tampoco habían rendido lo suficiente y no habían acompañado. Sin embargo, yo tenía que demostrárselo a ellos de alguna manera. Por ejemplo, en mi primer partido contra Trouville, (Alejandro) Acosta empezó jugando mal, pero yo lo saqué y lo volví a poner. Esta vez sí entró bien en el juego y empezó a agarrar confianza de ahí en más. De a poquito creo que ellos se fueron dando cuenta de que estaban bien, que el equipo estaba mejorando, y obviamente que cuando empezás a ganar la confianza va siempre en aumento. Tampoco nos olvidábamos del descenso, ya que recién en el partido con Olimpia, en la penúltima fecha, nos aseguramos la salvación a pesar de que ya veníamos en un gran momento.

P: ¿Cuáles son los objetivos de ahora en más y qué está trabajando el equipo para la disputa de las fases finales? Los rivales van a empezar a jugar mucho más fuerte.

R: Lo que ahora tenemos que tratar es de ir juego a juego. Sabemos que ahora todos los partidos van a hacer muy difíciles aunque ningún partido de esta Liga ha sido fácil, ni siquiera con los cuadros que quedaron en la ronda por la permanencia. Hay que redoblar esfuerzos para tratar de terminar lo más arriba posible y tratar de escaparle al hecho de terminar séptimo u octavo, porque ahí te podes llegar a cruzar con el uno y el dos de la Superliga y eso sería extremadamente difícil en Playoffs. Creo que si le escapamos a esas últimas posiciones podremos ver las cosas de otra manera.  De todas formas, tampoco tenés la certeza ya que todo está muy parejo y pueden pasar muchas cosas.

P: También se ha visto, a lo largo de la fase regular, que hay equipos “mejores” y “peores” de enfrentar para Goes.

R: Totalmente. Por ejemplo, a Malvín no se le pudo ganar y a Welcome tampoco. No solo perdimos contra ellos, sino que nos ganaron bien y eso es lo que te genera más preocupación. Si bien el segundo juego con Welcome tuvo la particularidad de que había mucha humedad en el piso y no se pudo jugar con normalidad, era igual para los dos y nos vencieron. Creo que hoy en día ellos, junto con Hebraica, son los que parten como favoritos para ser campeones.

P: Pero a Hebraica se le ganó un partido y en el otro se estuvo cerca, faltó cerrarlo.

R: Es cierto, pero sabemos que es un cuadro que en Playoffs es otra cosa, tienen mucha jerarquía. Nuestro trabajo, como te dije, va a ser ir juego a juego e ir viendo qué pasa.

P: ¿Cómo manejas la responsabilidad de ser el entrenador del club del cual sos hincha? ¿Tiene alguna presión extra o resulta más sencillo?

R: Yo estoy acostumbrado a estar acá siempre. La presión de la gente cuando somos locales y con cancha llena no me cambia mucho porque cuando yo no dirigía estaba en la tribuna como uno más. La presión que sí teníamos venía en el arranque por la situación en la cual estaba el equipo, pero creo que ahora tanto los jugadores como yo nos hemos sacado una mochila pesada de arriba porque jugar el descenso iba a ser muy complicado. Por suerte ahora estamos en la Superliga y ese es un gran premio al trabajo que hicimos, creo que ahora vamos a jugar con otra cintura.

P: Llevas una vida ligado al club: primero como jugador y luego como entrenador de formativas y del primer equipo: ¿Cómo valoras tu tiempo en Goes?

R: Fijate que cuando empecé a venir a ver a Goes tenía cinco años, me traía mi abuelo que hacía la mesa. Y a partir de ahí es que estoy acá. Como jugador fui compañero de Fernando Martínez (risas) y luego ya hace quince años que dirijo formativas, incluso a muchos de los pibes que hoy están en primera como (Joaquín) Borrallo, Santiago (Wohlwend) o Cristian (Alcieri) los dirigí desde que eran “Mini”, entonces tengo otra relación, otra cercanía y se lo que ellos me pueden dar y que les puedo pedir.

P: ¿Consideras que este momento es una revancha personal? El hincha te identifica como máximo responsable del título y eso te debe poner muy contento.

R: Todo esto que se consiguió me generó una gran alegría principalmente por la gente que uno conoce acá adentro, desde el más viejo hasta el más chiquito, ninguno pasa inadvertido para mí. Sé que para la gente de Goes esto es algo especial, que nunca se había dado, más teniendo en cuenta que no era algo planteado al inicio de esta Liga y sobre todo pensando en cómo se dio el arranque. Creo que ni nosotros mismos esperábamos algo así cuando empezó la segunda rueda, sino que se nos fue dando con el correr de los partidos. La verdad que resulta increíble lo que sucedió y pienso que esto es de los jugadores. Yo siempre digo que los entrenadores tenemos nuestros métodos, podremos manejar los grupos de determinada manera o proponer nuestras jugadas, pero en definitiva los que están en la cancha son los jugadores y los que deciden son ellos. Hay muchos que hace tiempo que están acá, están muy identificados con el club, con la gente, y yo veo en ellos una alegría inmensa por haber logrado esta clasificación de la manera que se hizo.

P: ¿Te ves siendo entrenador del equipo por mucho tiempo o es algo que no te planteas por ahora?

R: No, la verdad es que no lo pienso. Nunca fue una gran meta para mí dirigir en primera. Si bien en había salido campeón con Colón en tercera y estuve como asistente en Cordón, donde también salimos campeones, nunca me lo había planteado como un reto personal. Ahora que estoy acá lo estoy disfrutando mucho pero no es una cosa que me quite el sueño, si mañana no me toca estar más no va a haber ningún problema. Sí me gusta mucho dirigir en formativas, trabajar con los gurises es algo que me apasiona más. Estar en primera, mientras se dé, bienvenido sea, sobre todo cuando ganás porque todo resulta más fácil.

P: La profesión de entrenador tiene sus momentos complicados también. Cuando llegan los momentos difíciles no es fácil seguir adelante.

R: Indudablemente algún día vas a perder, nadie va a ganar siempre. Entonces tenés que estar tranquilo ahora que te va bien y también tratar de mantener la tranquilidad cuando te toque perder porque este deporte está muy marcado por las rachas, tal como nos pasó a nosotros. Arrancamos mal y mirá donde estamos ahora. En Goes eso es muy complicado por todo lo que genera, la cantidad de gente que mueve y la pasión con que se vive, pero uno debe encontrar la manera de siempre mantenerse en sitio.

P: ¿Cómo ves a Goes institución en este momento?

R: Yo creo que en el mejor momento de la historia. No solo por esto del campeonato, sino por cinco o seis años de crecimiento constante y de estar establecido en Liga. El club ha crecido muchísimo, yo cuando venía acá no había techo, no había prácticamente nada. Mirás para atrás y lo comparas con lo que es hoy, con todo lo que tenemos a disposición, y es increíble. Yo tengo muchos amigos en el exterior  que estuvieron acá y volvieron en los últimos años. Miran esto y no lo pueden creer: tenemos techo, piso, aros para los chiquilines, salas de musculación, gimnasio, la barbacoa, todo eso es increíble. Goes está creciendo día a día y está en su mejor momento. Obviamente que cuando la parte deportiva acompaña se arrima mucha más gente y eso siempre es bienvenido, pero el crecimiento es constante.

P: ¿Cómo se vive el reconocimiento del hincha en estos días?

R: Con la gente estamos muy agradecidos siempre, es lo que hablamos con los jugadores. Cuando Goes va mal y estamos últimos llenamos todas las canchas. No es algo de ahora, siempre pasó y sabemos que la gente acompaña en cada cancha, sabemos que vamos a ser locales. Luego venir a la Plaza de las Misiones, te lo dice todo el mundo, es muy difícil para los rivales, porque se siente mucho la presión. Si bien en la Liga es complicado ganar de visitante, creo que la cancha de Goes es la más difícil de todas. Queremos pedirle al hincha que siga acompañando como hasta ahora y nosotros trataremos, junto con los jugadores, de seguir dándole alegrías con la premisa de dejarlo todo, como venimos demostrando en todos los partidos.