Más vivos que nunca

Goes venció a Biguá en Villa Biarritz en cifras de 79 a 67 e igualó a Hebraica y Macabi en la segunda posición del reclasificatorio a falta de dos fechas por disputarse. El próximo viernes enfrentaremos al macabeo para intentar adueñarnos de la segunda plaza a una fecha para el final. Anoche, en un partido donde no se podía fallar, Goes se llevó el punto jugando y, principalmente, defendiendo como si no hubiese mañana.

No se podía fallar y no se falló. Goes se llevó el punto que fue a buscar a la cancha de Biguá a base de una soberbia defensa en el primer tiempo y, tras un tercer cuarto de descontrol generalizado, cerrando el partido con toda la jerarquía con la cual este plantel cuenta. Aguilera en el arranque, Darryl en momentos complicados y Fernando Martínez con un último cuarto brillante fueron las figuras del equipo que dirige Gustavo Reig.

A pesar de las figuras individuales, la victoria se basó en la defensa, y es que el Misionero logró irse al descanso concediendo tan solo 21 puntos. Eso, en parte, logró disimular el irregular juego visitante en ofensiva (apenas 37 puntos en los dos primeros cuartos) pero significaba una buena ventaja para irse al descanso.

Martín Aguilera era el hombre de Goes en los primeros minutos. En defensa, limitando enormemente lo que podía hacer Hinkle - quizás el jugador más peligroso del local - mientras que en ataque ponía 11 de los primeros 14 puntos del equipo. Una barbaridad para uno de los jugadores más regulares de la temporada.

Goes lograba sacar rentas de hasta 17 puntos para irse 16 arriba al descanso largo. Era importante (y difícil) mantener la intensidad defensiva en el tercer cuarto para contrarrestar cualquier intento de reacción locataria, pero el esfuerzo de todo el equipo era notorio y mostraba sus frutos en el marcador.

A pesar del buen primer tiempo, la reacción de Biguá llegó en el tercero. Tras un comienzo malo en ambos lados y de la mano de Joaquín Osimani, el Pato empezó a descontar la diferencia. El Misionero no encontraba juego y se cargaba de faltas en la pintura. Jackson era el primer hombre al que Reig daba descanso debido a este motivo. Luego se sumaría Borsellino.

Faltando tres minutos para el cierre, Bigua estaba 6 puntos abajo y parecía que la diferencia generada en el primer tiempo se esfumaba. Afortunadamente, Bryan Darryl apareció con puntos importantes desde la línea personal y eso, sumado a los buenos ingresos de Borrallo  y Wohlwend, le permitieron a Goes poner nuevamente tierra de por medio con su rival: 12 puntos de ventaja para entrar al último período (53-41).

Para el último período había que poner toda la carne en el asador: aumentar la diferencia temprano y volver a la defensa asfixiante sobre el tiro perimetral locatario eran las claves para llevarse el punto. Y así fue.

Brause apareció con dos “bombas” en el arranque y, de ahí en más, Goes no soltó el partido. Defendiendo inteligentemente y logrando que Biguá se descontrole en ofensiva, el Misionero abría una renta de 20 puntos - la máxima del partido - cuando restaban 4 minutos y medio para el final.

Martínez se adueñaba de la base en el final y se convertía en amo y señor del juego. El popular “Enano”, capitán y figura de Goes durante esta temporada, volvió a decir presente en el momento más importante del partido.

Biguá no bajaba los brazos y, tras un par de corridas que terminaron en tiros exteriores, lograban ponerse a 13 faltando algo más de un minuto. Sin embargo, libres del propio Martínez y Darryl le daban aire a los de Reig en las embestidas finales que realizó Biguá. Fue final y el pueblo Misionero volvió a festejar.

El próximo viernes Goes disputará una final. De ganar, el Misionero dependerá de sí mismo para entrar a Playoffs y, de perder, deberá esperar otros resultados en la última jornada. La Plaza tiene que ser el sexto jugador de un equipo que lo ha dado absolutamente todo durante esta temporada y volverá a hacerlo tal y como sucedió anoche.

Todos juntos y, cuando más se necesita, ¡Tranquilo el Goes!