Hogar, dulce hogar…

 

Goes derrotó a Olimpia por 80 a 68 y encarriló su segunda victoria consecutiva volviendo a la Plaza de las Misiones tras un largo período de ausencia. El misionero le ganó a un rival directo y suma su tercera victoria en los últimos cuatro partidos, momento en el que Gustavo Reig asumió la dirección técnica del equipo. Con este triunfo, Goes alcanza al propio Olimpia y a Bohemios en el fondo de la tabla mientras que el lunes también irá por alcanzar a Larre Borges en su escenario.

Era un partido importante. Goes debía ganarle a Olimpia para cerrar la primera rueda con victoria y, más importante aún, igualando la línea de los que venía arriba del misionero, último en la clasificación en solitario hasta ayer. Además, había que volver a hacerse fuerte como local y la gente así lo entendió, alentando desde el principio y apretando en los momentos calientes.

El juego arrancaba bastante prolijo en ambos lados. Tanto Olimpia como el local encontraban puntos en sus extranjeros y el ritmo era alto. Con el correr de los minutos, el partido se fue desluciendo pero sin excesivas faltas, y la dinámica se fue volviendo errática aunque pareja. En ese contexto, Alejando Acosta emergía como la figura misionera mientras que un viejo conocido, Paul Harrison, hacía lo propio del lado visitante.

La paridad era absoluta hasta que el propio Acosta, que está pasando un gran momento, puso un doble a falta de dos segundos que le daba un doble de diferencia al equipo de Reig al finalizar los primeros 10 minutos (23-21).

El segundo período volvería a mantener la tónica del primero a pesar de las variantes que ambos equipos ensayaban: Fernando Martínez entraba en Goes mientras que Emiliano González y Garbarino lo hacían por el lado visitante. Goes intentaba defender duro y poder correr la cancha, pero las diferencias rápidamente se reducían cuando algunas ofensivas se hacían desprolijas.

El misionero abría seis de renta (máxima del partido en ese entonces) tras otro doble de Acosta a falta de 3 minutos, pero la ofensiva se trancó y el visitante logró ponerse a 2 sobre el cierre del cuarto. El final del primer tiempo tenía a Goes liderando el juego pero con Olimpia a tiro (38-36).

Waddell empezaba a encontrar sus puntos y Alexander bancaba a Goes en el otro aro. Acosta volvía a ser importante y Jackson ponía algunos puntos de posteo, pero el misionero estuvo falto de constancia para sacar una diferencia tranquilizadora.

El complemento volvería a mostrar un partido cerrado y parejo. Goes lo volvía a intentar con algunos triples pero Olimpia también mostraba los dientes y no dejaba que las diferencias se hicieran largas. El misionero logró irse por ocho de la mano de Alexander a falta de 6 minutos, pero Olimpia siempre reaccionaba y no dejaba que el partido se rompiera.

La nota negativa era la salida de Brian García tomándose la zona lumbar; ojalá sea tan solo una dolencia y pueda estar el próximo lunes. En su lugar ingresaba Sebastián Vázquez, que resultó clave en el final.

El cierre del tercer cuarto, como en casi todo el partido, tenía a Goes liderando las acciones pero con el visitante siempre a una o dos bolas, como esperando su momento que, afortunadamente, nunca llegaría, ya que el equipo pisó fuerte el acelerador en el último período y no le dio a su rival chances de recuperarse. (56-53).

Para el cuarto final, el “Colo” ponía en cancha a Acosta, Fernández, Vázquez, Jackson y Alexander - lo mejor que tenía disponible – para afrontar los últimos 10 minutos con la necesidad imperiosa de llevarse el punto. Y el equipo respondió.

De la mano de un Fernando Martínez inspirado, el misionero lograría, por fin, romper el partido a falta de 6 minutos tras un triple del propio “Enano”. La Plaza deliraba y se empezaba a saborear una trabajada victoria. Olimpia volvía a contestar con un triple de Iván Loriente, pero esta vez la reacción no iba a ser suficiente.

Alexander por momentos, Acosta por otros y Vázquez apareciendo con algunos puntos claves permitieron al equipo empezar a manejar 10 puntos de distancia hasta el final del juego. Además, la jerarquía de Martínez volvió a ser determinante para cargar con ciertas bolas “pesadas” y la defensa resultó clave para romper cualquier aspiración visitante.

El misionero se ponía a catorce  cuando restaban dos minutos y Olimpia tiraba la toalla. El final fue el tiempo para las ovaciones y para ver algo de los menos habituales, los “pibes”, que fueron vitoreados por una tribuna que se volvió a sentir en casa después de varios meses de ausencia.

El final llegaba y Goes lograba, por primera vez en el curso, dos victorias consecutivas y necesarias. Ahora queda trabajar en lo que se viene y rápidamente pensar en otro juego trascendental frente a Larre Borges el próximo lunes.

Link a las estadísticas: http://www.fibalivestats.com/u/FUBB/694292/index.html