Fin de año tranquilo… tranquilo el Goes

Goes se llevó un punto más que valioso y cerró el 2016 como líder de la tabla de permanencia, luego de vencer a un siempre difícil Sayago en cifras de 96 a 86, en un partido que se fue a alargue, y que pudo haber sido menos sufrido de lo que finalmente fue. El comienzo del encuentro se presentó muy parejo, tanto en el score como en el desarrollo del juego. Warner se llevó los aplausos por el lado del Misionero, mientras que Dandrige y Drye, fueron los exponentes de Sayago que más daño causaron a los intereses de Goes cada vez que atacaron el aro. El final del primer corto dejó a Goes arriba en cifras de 23 a 20. El segundo cuarto fue tal vez el mejor pasaje basquetbolístico de Goes en el partido. Nesbitt y el “enano” Martínez se las ingeniaron para lastimar a la defensa de Sayago y el Misionero se fue al entretiempo con una ventaja de 9 tantos. Sayago se acercó en el tercer cuarto gracias al trabajo de Dandrige e impulsado por la salida de Nesbitt por 5ta, y logró ponerse a una unidad, pero el Misionero cerró el chico con una bomba del “pata” Pereira que le dio aire y puedo así irse cuatro tantos arriba (57 a 53) para encarar el último tramo del encuentro. La marca en zona en el último período no resultó un factor positivo para los intereses de Goes, y terminó abriendo la canilla para que lluevan los tantos de un Sayago que parecía entregado minutos antes. Charquero se fue por 5ta, y el trámite se complicó aún un poco más. El partido se planteó en un cabeza a cabeza hasta el minuto final. Goes tuvo la última en las manos de Fernando Martínez, que aguantó hasta el último aliento del reloj y no pudo poner la bola en la red, y el partido terminó así en un empate en 78, que nos llevó al alargue con un sabor algo amargo, considerando que Goes, con un buen trabajo de Warner (goleador de Goes con 23), Ale Acosta, Martínez, y por momentos de Brian García, había hecho méritos suficientes para llevarse el punto, sin tener que pasar por un alargue. El Misionero sacó pecho en los 5’ de prórroga, y logró imponerse en el juego gracias a un Warner difícil de contener en la pintura, y a una defensa que se cerró mejor que la del rival. El oficio del equipo apareció en el final, y algunos nombres se hicieron notar, para cerrar un partido duro con saldo positivo, y también un año donde el Misionero, si bien no está en el lugar de la tabla que más le apetece, mantiene intactas las chances de pelear hasta el final. Tranquilo el Goes, vamos con todo y por todo en el 2017!.