En la orilla

Goes cayó por 77 a 79 frente a Trouville y se despidió así de la Liga Uruguaya de basquetbol 2016/2017. El equipo llegó al cierre con la ventaja pero no supo manejar la diferencia y falló el tiro del final. Los de Ponce trajeron la serie pero se quedaron en la orilla y ya habrá que pensar en la temporada que viene. No pudo ser. Goes se complicó en el cierre y perdió así la oportunidad de meterse nuevamente en cuartos de final. Es una derrota que duele y que deja mucha amargura en el último partido de la temporada, que además llegó tras haber empatado una serie que se jugó desde la cornisa casi desde el principio. El basquetbol es así, te da de las buenas y otras tantas de las malas, y hoy tocó de lo segundo. Habrá que, una vez más, apretar los dientes y seguir mirando para adelante porque el camino es este proyecto, estar acostumbrados a ver a Goes peleando con los de arriba año tras año. El partido no da para demasiado análisis. Si fue un tanto raro, con el misionero plantándose muy bien en el primer cuarto y siendo muy superior en ofensiva, llegando a sacar diferencias de hasta 11 unidades en los primeros compases del juego. En el segundo, sin embargo, un aplastante 15-0 del local en 4 minutos tiró por tierra todo el trabajo de los primeros minutos y obligó a los de Ponce a remarla desde atrás de ahí en más. Trouville cargó su juego sobre “Musa”, que esta noche si resultó imparable, demostrando lo buen jugador que es. Sin embargo, el partido fue emparejándose sobre el cierre del segundo y solo un gran final de “Musa” le daba 6 de distancia a los suyos cuando los jugadores se iban al descanso: 43 a 37 y había que intentar volver a parecerse al equipo de los primeros minutos, mucho más tranquilo que el que se mostraba ahora. La segunda parte del partido se jugó con la intensidad y los nervios de toda la serie, mucho más acentuados esta noche por la magnitud del último y definitivo punto de la serie. En ese contexto, Matthews era la mejor figura del equipo en ofensiva pero no bastaba para romper el partido. Los nacionales intentaban acompañar con suerte dispar y la defensa no fue tan fructífera como en otros juegos. El cierre del tercero mostraba a Goes apenas arriba: 57 a 59 y una diferencia casi insignificante para los últimos 10 minutos de juego. El último período comenzaba con el misionero más enchufado, mucho más decidido en ataque y con el plan más claro que su rival, pero el correr de los minutos iba a volver a entreverar el trámite y eso nunca favoreció a los nuestros. No se sacaban diferencias importantes y cada doble era festejado como si de un campeonato se tratara, y la verdad que no era para menos. Goes nunca paró de intentarlo y en algún momento llegó a posicionarse cerca de la victoria, pero un cierre fatal del partido nos dejó con las manos vacías. Faltaba un minuto y medio cuando Fernando Martínez ponía dos libres que nos daba diferencia de 4 puntos en el marcador, pero en la recarga un triple abierto de Romero puso a Trouville a tiro. En el siguiente ataque visitante, Martínez nuevamente recibe la falta y pone a los suyos a 3, pero Oglivie tomó el rebote de su propio tiro en el otro aro, encestó y recibió la falta para poder igualarlo. Quedaban solo 28 segundos y Goes tenía la chance de tomar ventaja. Repone Goes, la pelota va para Martínez y este decide tirar de tres, pero el balón se perdió por la línea de fondo. Quedaban 9 segundos y ahora la oportunidad era para el locatario. Y Trouville no falló. “Musa” recibe solo la reposición y se mandó expreso para darle ventaja de 2 a los suyos cuando solo restaban 6 segundos. La última pelota iba a ser misionera pero el equipo había perdido una ventaja muy importante en apenas un minuto. Recibe Charquero, que intenta una penetración desde la llave y su tiro es bloqueado por Newsome cuando el reloj marcaba 2 segundos para el final. Había una oportunidad más. Y fue del capitán. Sebastián Vázquez se desmarca  y recibe desde el costado para tirar la última, que entró y salió. Era a todo o nada y, por esas cosas del azar, terminó en nada. El partido se fue y festejó Trouville. A nosotros nos queda el mal trago de no haber sabido cerrar el partido y de tener la certeza de que este equipo estaba para más, pero esta vez no se pudo. Nuevamente habrá que apelar al amor que tenemos todos los que hacemos que Goes sea lo que es hoy y ya empezar a pensar en lo que se viene, porque tampoco falta tanto. La revancha está a la vuelta de la esquina y el sueño de ver a Goes seguir creciendo sigue firme. Supimos estar en las malas, lo vamos a seguir haciendo, y ya saben, las buenas ya van a venir. Tranquilo el Goes y hasta la temporada que viene. Link a las estadísticas: http://www.fibalivestats.com/u/FUBB/582448/index.html