En casa no

Goes le ganó a Malvín en cifras de 87 a 77 y se hace fuerte en la Plaza de las Misiones. Con un exuberante Fernando Martínez - muy bien secundado por Shaw - el Misionero se aprovechó de las bajas del vigente campeón para vencerlo tras dos años sin poder hacerlo.

Si será importante jugar en nuestra casa. La Plaza de las Misiones, que volvió a estar prácticamente repleta, fue fundamental para que los de Gustavo Reig se hicieran fuertes en los momentos difíciles y supieran llegar al cierre mejor que el rival. Fernando Martínez fue quién mejor supo leer los tiempos y los momentos claves del juego, convirtiéndose así en la destacada figura del partido. De todas formas, otra buena labor colectiva en el sector defensivo fue importante para frenar al vigente campeón.

Malvín, por su parte, acusó en demasía la falta de un extranjero y la lesión de Marcos Cabot cerca del final del segundo período. Además, Mazzarino fue neutralizado casi de manera perfecta y el trabajo de los internos no le bastó para llevarse el punto.

El juego arrancaba parejo aunque Goes parecía sentirse mejor durante los primeros minutos. Concentrados en ataque y ejecutando bien las jugadas de ofensiva, el local sacaba diferencias aunque al “Playero” le bastaban un par de arremetidas para ponerse a tiro. De esta manera, un triple sobre la bocina de Cabot dejaba a los de Pablo López cuatro puntos por debajo en el marcador (25-21).

El segundo cuarto sería mucho más igualado. La inspiración de los primeros minutos se fue y Goes se empezó a sentir más nervioso e incómodo. Malvín seguía arrimándose con peligro y al Misionero le costaba manejar el juego. El ingreso de Fernando Martínez se hacía necesario para que el “Enano” tomara las riendas y le trajera tranquilidad a todos los que volvimos a llenar nuestra casa.

La dinámica del partido también cambió y se empezó a hacer deslucida. Erráticos ambos equipos, hacía falta un par de minutos de dominio para dar un golpe de autoridad en el juego. Sobre el final, Martínez aparecería con un triple en los últimos segundos del período para darle ventaja de cinco unidades a Goes e irse al descanso con algo más de tranquilidad (46 a 41).

Había que ajustar sobre algunos emparejamientos que le hacían daño al Misionero, aunque la buena noticia era que ni Mazzarino ni Hatila Passos había logrado trascender. Cabot estaba siendo el mejor en ofensiva, pero un choque sobre el final del segundo cuarto lo sacó del partido.

Del lado locatario, había buenos minutos de Shaw y de Martínez, mientras que Borsellino hacía rugir a la Plaza con algunas jugadas características del interno locatario. Faltaba algo de orden en algunos momentos, pero quedaban 20 minutos para llevarse el partido.

El tercer cuarto arrancaba con los mejores minutos de Malvín en el encuentro. De esa manera, los de Pablo López llegaban a ponerse por delante en el marcador casi por primera vez en el partido (había arrancado 0-2 para la visita) y la cosa se ponía fea.

Afortunadamente, Fernando Martínez no quería saber nada con perder frente a su ex equipo y comenzó a manejar los hilos del partido a placer. Liderando la ofensiva locataria, Goes se volvía a poner por delante y se iba a ocho puntos cuando el reloj marcaba medio minuto para el final del cuarto. Un doble sobre el cierre del griego Lampropoulos dejaba las cosas a seis y vaticinaba un último período de infarto.

Goes salió a intentar mantener la renta y poder correr la cancha en cualquier momento para llevárselo desde lo anímico: Malvín buscaba atacar estacionado y confiaba en la efectividad de sus jugadores desde el triple.

Lo cierto es que el partido volvió a hacerse deslucido y los errores estuvieron a la orden del día. Tal fue así que pasaron tres minutos sin que ninguno de los equipos pudiese anotar (desde el 7´al 4´). En ese lapso, el Misionero mantuvo la renta de cinco unidades conseguidas en ese entonces y el triple que rompió con la sequía vino desde las manos de, cuando no, Fernando Martínez.

De ahí en más, los de Reig volvieron a tener el temple necesario para mantener la renta y llegar al final con la ventaja que cerró el encuentro. La Plaza volvió a festejar porque no se ganó un partido cualquiera, se le ganó nada más ni nada menos que al vigente campeón de la Liga Uruguaya.

El “Enano” trajo 22 puntos desde el banco y repartió 3 asistencias, siendo el hombre clave de Goes en la noche de ayer. Jarred Shaw, por su parte,  fue el goleador del juego con 24 puntos, además de bajar 12 rebotes y poner 4 tapas. El base Deonta Stocks anotó 16 unidades y repartió 7 asistencias, mientras que Nicolás Borsellino hizo 12 puntos y 11 rebotes, 8 de ellos ofensivos.

El próximo jueves Goes visitará a Atenas en busca de un punto que sirva de motivación de cara a la Liga Sudamericana que se disputará durante la próxima semana. De momento, esta fue una enorme victoria Misionera frente a un rival que nos tenía tomada la medida y en nuestra casa, donde no se la vamos a poner fácil a nadie.

Link a las estadísticas: http://www.fibalivestats.com/u/FUBB/961597/bs.html