Duro castigo

Goes cayó en su visita a Defensor Sporting por 81 a 72 y, debido a que todos los equipos que llegaban iguales al misionero a la última fecha ganaron, el equipo de Ponce deberá jugar la ronda de permanencia. Duro castigo para un equipo que nunca dejó de luchar aunque lo cierto es que la irregularidad fue muy notoria. No quedará otra que buscar que asegurar la permanencia para después aspirar a ganarse un lugar en el partido reclasificatorio de cara a los Playoffs. Goes tuvo que definir su suerte frente a unos de los rivales con mayores individualidades de la Liga Uruguaya, y esto resultó ser un factor determinante para que el fusionado hoy festeje que está entre los ocho mejores tras derrotar al misionero. Especialmente por Martín Osimani, amo y señor del partido, que supo mantuvo a raya a Goes en el momento más caliente del juego. El misionero vivió el partido muy nervioso, a sabiendas de lo que se estaba jugando, pero eso no alcanzó y la derrota no pudo darle al equipo el premio de salvarse del descenso anticipadamente. Nesbitt, saliendo desde el banco con molestias en su hombro, fue el alma de un equipo que peleó pero que nunca supo aprovechar las chances de ponerse a tiro cada vez que aparecieron. El primer cuarto tuvo un arranque desastroso por parte del visitante y soñado por quién oficia de local en la cancha de Bohemios, y es que Defensor Sporting se puso 14-2 en tan solo cinco minutos de juego. Las ofensivas no salían según lo planeado y se perdieron un sinfín de pelotas. Para colmo, el fusionado estaba inspirado y abría una renta importante en el inicio. El ingreso de Nesbitt le empezó a dar a Goes algo de aire en ofensiva, pero lo cierto es que faltaba mejorar mucho desde lo colectivo. Sobre el final, una ráfaga del misionero en el partido le permitió a Fernando Martínez definir la última bola del cuarto y reducir la diferencia a seis puntos: 26 a 20, mucho por mejorar pero al menos el rival estaba a tiro. El segundo período fue algo similar al primero: Defensor Sporting nuevamente arrancó mejor y volvió a abrir rentas de más de diez puntos. Goes seguía sin encontrar cierto funcionamiento en ataque aunque los extranjeros daban la cara en el aro rival. Ponce probaba con marca zonal pero el equipo de Jauri tiene mucha movilidad y eso volvió loca a la defensa en ciertos momentos. A falta de cinco minutos un doble de Haller volvía a darle al local la máxima del partido, doce puntos de diferencia. De ahí en más, los ingresos de Pereira y García le empezaron a cambiar la cara a Goes que de a poco de empezó a arrimar. Con el juego más friccionado e intentando correr en las recuperaciones, el misionero se puso a cinco cuando el reloj mostraba tres minutos para el final. El juego se puso muy impreciso y Defensor lograba aumentar un poco las diferencias, pero Goes estaba más cómodo y volvía a reducirlas. Sobre el final, un doble y falta de Warner le permitía al equipo ponerse a cuatro y cerrar el segundo cuarto con mejores sensaciones, sobretodo en defensa. 40 a 36 y todo se resolvería tras el descanso. Sin embargo, en el tercer período se volvería a repetir la historia de los otros cuartos. El local volvía a salir más acertado y la renta de cuatro puntos se esfumaba. Goes volvió a caer en la trampa y se ponía muy nervioso con la pelota en las manos. Algunas individualidades que habían aparecido en el primer tiempo no repitieron y eso el misionero lo sentía, porque paga pelearle a equipos de este nivel se necesita que varios jugadores sean regulares, o de lo contrario siempre habría que remar desde atrás. Y eso fue lo que pasó. Defensor Sporting abría nuevamente once puntos a los cuatro minutos de juego y el partido se empezaba a poner oscuro. Afortunadamente, Nesbitt seguía a lo suyo y el rival no sacaba distancias más importantes por ese entonces. El nivel de juego fue decayendo a medida que transcurrían los minutos, algo entendible si se tiene en cuenta que ambos equipos dependían de ganar para clasificar, pero siempre con el local más entero en la cancha y mucho más seguro de lo que hacía que Goes. Cuatro puntos consecutivos de Brian García, otro de los jugadores que hoy estuvo a la altura, acercaban al misionero a ocho unidades, pero otro doble de Haller sobre el final dejaba las cosas 60 a 50 para el local. No quedaba otra que apretar los dientes y salir a buscar el partido en el último período. Y se intentó. Se luchó y se puso lo que había que poner, pero lamentablemente esta no era la noche de un equipo que estuvo muy errático en momentos importantes mientras que Defensor Sporting aprovechó cada momento de duda para poner tierra de por medio, siempre de la mano de un Martín Osimani superlativo. Esta vez el misionero salía mucho más atento que en los cuartos anteriores y eso permitía que la renta no aumentara. Dobles de García y Nesbitt reducían la diferencia a ocho y seis puntos respectivamente, pero Defensor Sporting encontraba ciertos momentos de lucidez en su juego y volvía a abrir distancias importantes en un abrir y cerrar de ojos. Una bandeja de Osimani a falta de siete minutos volvía a darle doce puntos de diferencia a los suyos, pero dos corridas de Vázquez nos volvían a poner a ocho a falta de cinco. Sin embargo, el “Oso” apareció con un bombazo de ocho metros y hacía que el esfuerzo misionero quedara trunco. Por si eso fuera poco, el base volvió a colársele a la defensa visitante y ponía a su equipo a trece, y en la siguiente jugaba asistió exquisitamente el extranjero Herring para que el fusionado abriese quince puntos a falta de cuatro minutos. Parecía que el partido estaba cerrado. Tras el minuto pedido por Ponce, Goes salió muy bien y vivió el mejor tramo del encuentro: defensas exitosas y algunas corridas materializadas por Vázquez que dejaban a Goes a siete puntos cuando quedaban tres minutos para el final, y hacer así hacer delirar a la multitud de hinchas misioneros que agotaron su sector y se hicieron presentes en Bohemios. Tras dos libres de Aguiar el fusionado sacaba ocho nuevamente, pero aparecía Brian García para volver a poner las cosas en seis puntos cuando quedaba un minuto y medio. Goes defendió muy bien la siguiente ofensiva, pero cuando Vázquez robaba el balón y se iba directo al aro para poner el partido en cuatro puntos, los árbitros cobraron pie. Cuando se repuso apareció Haller, otra figura importante en el local, para volver a agrandar las diferencias y darle casi un cierre definitivo al partido. De ahí en más Goes lo intentó con algunos tiros forzados, pero estos no entraron y la victoria se terminó yendo para Defensor Sporting en cifras de 81 a 72. Los resultados no se dieron y Goes deberá vivir una dura realidad, pelear para no descender. El equipo tiene potencial para dominar a sus rivales aunque habrá que materializarlo, y es que el factor anímico juega un rol muy importante en este tipo de definiciones. Ojalá el equipo pueda demostrar que está para otras cosas y logre mantener a Goes en la Liga Uruguaya una temporada más. Párrafo aparte para el público de Goes, que ha bancado como nadie los vaivenes de una temporada muy irregular. La mayor muestra de ello es como la hinchada despidió al equipo luego de la derrota, alentando y animando a un plantel que lo intentó pero que no pudo a pesar de haber dejado todo. Tranquilo el Goes, hoy más que nunca. Link a las estadísticas:  http://www.fibalivestats.com/u/FUBB/373861/index.html Link a la App de Goes: http://www.theninjafactory.com/goes.html