Derrota en casa

primera final 2016

El pasado domingo la Plaza de las Misiones fue testigo de la primera final de la Liga Femenina de Basquetball. Goes y Malvín se enfrentaban luego de haber sido los mejores equipos del año. Goes llegaba invicto habiendo ganado los 21 partidos disputados, mientras que Malvín registraba un saldo positivo de 18 victorias y 2 derrotas precisamente frente a las Misioneras.

Con la expectativa de ver un partido parejo, un gran marco de público se acercó hasta nuestra cancha, tanto simpatizantes de Goes como de Malvín se encargaron de ponerle color a la noche del domingo.

El partido comenzaba con un rápido 7-3 a favor de Goes, aunque rápidamente el equipo de la playa, con una muy buena defensa y decisiones inteligentes en ataque, sacó una diferencia de 8 puntos. Goes empezaba a abusar desde la línea de 6.75, no obteniendo resultados. 4 puntos seguidos de Victoria Pereyra hacen que Goes se vuelva a meter en partido. El primer cuarto se cierra con un triple de Malvin en la hora, liderando el marcador por 19 a 12.

En el comienzo del segundo cuarto  el partido seguía con la misma tónica, Malvin encontrando goles fáciles abajo del aro mientras que el equipo Misionero seguía dando pelea de la mano de Victoria Pereyra y Jessica Da Costa que había tenido un buen ingreso desde el banco y faltando 6 minutos tuvo que ir al banco por cometer la tercera falta. Goes seguía abajo en el marcador (19-30) cuando se vino la reacción. Triple de Carolina Batista, gol y foul de Victoria más un triple casi inmediato hizo que nos pusiéramos en partido nuevamente. Malvín se encontraba confuso en cancha, perdiendo pelotas tras una marca intensa que aplicaba el conjunto Misionero y  de la mano de su jugadora estrella, lograba empatar el encuentro en 35 restando 1.30. Se iban a ir al descanso igualando en 38, luego de que Goes tuviera la última pelota y marrara el gol abajo del aro.

El tercer cuarto iba a ser de lo peor del partido en cuanto al juego. Amabas comenzaron muy erráticas, perdiendo muchas pelotas en ataque. Los primeros 2 puntos del cuarto llegan después de 3 minutos de juego, en manos de nuestra jugadora Meylis Sánchez, para pasar por 40 a 38. La “cubana” fue la encargada de liderar ese cuarto.  Malvín le planteo una defensa muy fuerte a  Pereyra conteniéndola en ataque. El tercer chico se cerraba nuevamente empatado, esta vez en 48.

El último cuarto comenzaba otra vez muy peleado, poco gol, defensas duras y muchas pelotas perdidas producto de la ansiedad que se vivía por tan importante partido. Con un parcial de 10 a 6 el conjunto playero recupera la ventaja en el tanteador, pero un triple de Pereyra hace que la ventaja sea tan solo de un punto, 58-57 restando 3:56 para el final del encuentro. Los siguientes minutos fueron de mucha intensidad, Jessica Da Costa jugando con 4 faltas fue importantísima en defensa bajando rebotes y poniendo un libre para igualar en 61 restando 1 minuto de juego. Una falta técnica a la jugadora de Malvin, Natasha Dolinsky, hace que Goes pase por un punto, 62 a 61 y el reloj marcaba 40 segundos para el final. Goes pierde la pelota en ataque tras un tiro de 3 fallido de Sánchez. Malvin se hace del rebote defensivo, sale en ataque y Goes manda la pelota afuera con tan solo 16 segundos por jugar. Minuto de tiempo para que Malvín reponga debajo de aro. Faltando 7 segundos, Florencia Somma es cortada con falta cuando atacaba el aro, y pone los dos libres para que Malvin sacara ventaja de 1 punto, 63 a 62. En la salida, Pereyra increíblemente pierde la pelota tras un doble dribling cuando restaban  4 segundos. Malvin repone del costado y consume el tiempo llevándose así el partido.

Partido parejisimo por donde se lo mire, muchos nervios y emociones se vivieron en la primera final. Nada que reprochar a nuestras jugadoras que nuevamente dejaron todo en cancha por obtener una victoria que les fue esquiva. Ahora tendrán que ir hasta la Avenida Legrand en busca de empatar la serie y así, forzar un tercer partido.

Esto sigue. ¡TRANQUILAS LAS PIBAS!