Con una sonrisa

Goes aplastó a Welcome por 85-58 y cerró 2016 con una sonrisa. El misionero, que dominó el juego desde el salto inicial, empieza la etapa de permanencia de la mejor manera a pesar de las importantes bajas que mostró en la noche de jueves. García, Warner y Charquero fueron los pilares de un equipo que no le dio opción a su rival. El equipo de Ponce debutaba en la permanencia sin poder contar con Nesbitt por el ya mencionado problema familiar que determinó el viaje del interno a su país de origen, pero además se sumó la baja de último momento de Fernando Martínez, que se vistió de corto pero una dolencia en el tendón de Aquiles de su pierna izquierda le impidió tener minutos. Aun así, Goes se las ingenió para dominar a un rival directo en la lucha por meterse en el repechaje y conseguir la primera victoria de la segunda fase de la Liga Uruguaya. Con un trámite lento, pausado, el que le conviene a Goes, el local culminó unos buenos cuarenta minutos de básquet frente a un rival que nunca tuvo respuesta. Incluso, Ponce se dio el gusto de cerrar el partido con cinco jugadores formados en Goes, un hecho que quedará para la historia del Club ya que eso no sucedía hace 43 años. El arranque del juego ya mostraba la tónica en la que se iba a desarrollar el partido: ritmo bajo y muchas facilidades en la pintura visitante para que Charquero y Warner comenzaran a lucirse. Welcome solo se mantenía el partido debido a algunas distracciones defensivas propias del arranque. A falta de cuatro minutos Goes abría diez puntos de ventaja tras un triple de Charquero, que apareció como titular en lugar de Nesbitt. Warner, por su parte, también acompañaba en la ofensiva y Brian García encontraba ocasiones para robar el balón e intentar correr. El propio García pondría un doble a falta de cuarenta segundos que le daba catorce de renta al local, pero un doble de Meira en la recarga dejaban un parcial de 28-16 a favor del misionero cuando sonó la chicharra. El segundo “chico” arrancaba un poco más deslucido, pero García nuevamente ponía un triple y abría quince de máxima a los dos minutos de juego. Ponce comenzó a mover el banco e ingresaba por primera vez en la temporada Joaquín Borrallo, un interno con un gran futuro y producto genuino de las formativas misioneras. El propio juvenil ponía un doble que significaba diecisiete puntos de ventaja y luego García volvería a aparecer para abrir diecinueve. Goes prácticamente cerraba el partido en 12 minutos de juego. Sin embargo, de ahí en más la “W” se empezó a sentir más cómodo en cancha y, aprovechando algunas dudas defensivas del local (principalmente en el rebote defensivo, el único punto bajo del equipo en el partido) se ponía a once tras un triple del ex misionero Gonzalo Meira. Faltaban 4 minutos para el descanso. Sobre el cierre volvió a aparecer el equipo de los primeros minutos y la reacción visitante se esfumó: varios robos en defensa y corridas que determinaron una renta de veinte puntos tras una gran asistencia de Charquero para Warner que nació desde el propio aro misionero. Sobre el final, tres puntos del extranjero visitante Jones mandaba a los jugadores al vestuario con un parcial de 50 a 33. Muchísima diferencia entre los dos equipos, pero aún quedaba mucho y no había que relajarse. Para el tercer período, lógicamente Welcome salió a presionar más arriba e intentó correr en algunas ocasiones, pero Goes no iba a dejar escapar la diferencia y, tras un arranque un tanto dubitativo, iba a matar el partido. Cuatro puntos consecutivos de los de Espíndola reducían las cosas a trece, pero el misionero nuevamente abría diecinueve tras tres ofensivas muy bien trabajadas. De ahí en más, Goes se hizo dueño del partido y no dio más dudas. De la mano del trío que formaron García, Charquero y Warner, el equipo de Ponce logró cimentar la victoria en estas individualidades que aparecieron, sobretodo, para darle al equipo la calma que necesitaba en determinados momentos. Dos libres del capitán Vázquez le daba la máxima diferencia a Goes en el partido: veintidós puntos de diferencia cuando el reloj marcaba 4 minutos para el final. La brecha seguía agrandándose cuando Charquero puso un triple que le daba ventaja de veinticuatro sobre el cierre. En la última jugada del cuarto, Brian García se metió solo por el medio de la llave y puso un doble más para que el tercer cuarto terminara 71 a 45 y también diera por terminado el partido. Una ventaja insalvable si se toma en cuenta las diferencias individuales y colectivas que unos y otros mostraron hasta ese entonces. El último período serviría para ver en cancha a jugadores que no gozan de tantos minutos regularmente, y es que Borrallo seguía teniendo minutos y el base Santiago Wohlwend también ingresaba de buena manera. El propio interno ponía otro doble que le daba veintiocho puntos de ventaja a Goes a principio del último cuarto, la máxima renta del partido. De ahí en más, las diferencias nunca se redujeron de veinticinco. Partido sumamente cómodo para el misionero, que también fue superior con los menos habituales en el partido. Para el final remarcar la histórica situación acontecida en los últimos minutos de juego, y es que, tras 43 años, Goes por primera vez presentó en cancha a un quinteto de jugadores formados en el Club. Hablamos de Santiago Wohlwend, Joaquín Castro, Cristian Alcieri, Joaquín Borrallo y Cristian Pereira, además de Agustín Dellepiane. Felicitaciones a ellos y todos los colaboradores del club que hicieron este momento posible. El final dejó un resultado de 85 a 58 a favor del misionero, que culmina de la mejor manera un año de franco crecimiento del Club en todo sentido. Con respecto al andar del equipo en la Liga Uruguaya, el camino aún es largo y quedan muchas cosas por decirse aún. Felices fiestas a todo el pueblo misionero y nos reencontramos en 2017 con las pilas recargadas para apoyar a un equipo que necesita de su hinchada. ¡Tranquilo el Goes!