Complicados

Goes perdió frente a Defensor Sporting por 84 a 94 oficiando como local en cancha de Tabaré y se hunde en la tabla tras cinco juegos disputados en el Apertura. Rakim Brown, con 42 puntos, fue el líder de un equipo que jugó con muchas bajas y, quizás, frente al peor rival que le podía tocar en este difícil momento deportivo que atraviesa el equipo.

El Misionero llegaba sin dos de sus jugadores más importantes al duelo de anoche: por un lado, Brian García sufrió una contractura frente a Biguá que lo sacó del partido mientras que Sebastián Vázquez arrastra una inflamación en el hombro y tampoco pudo tener minutos. De esta manera, Alejandro Acosta volvía a la titularidad mientras que Diego Tortajada debutaba entre los 5 iniciales de Lovera en este torneo. El resto, los de siempre: Martínez, Brown y Jackson como pívot.

Lovera propuso de arranque una zona 3-2 para limitar a los perimetrales visitantes, y es que el equipo de Ponce cuenta con dos extranjeros “chicos” y Osimani en la base, acompañado por Dotti y el nacionalizado Wachsmann. Sin embargo, 4 triples en cuatro minutos de juego de Defensor Sporting abrían 10 de ventaja y la mano se ponía dura de arranque.

Goes pasaba a marcar al hombre y así lograba cortar la lluvia de triples con las que arrancaba el visitante, pero nuevamente el ataque volvía a estancarse y las diferencias no se reducían. 12 puntos llego a ser la renta más alta en el comienzo del juego.

Sobre el cierre, el Misionero empezó a encontrar en Brown y Tortajada algo de claridad y, de a poco, el equipo comenzaba a defender mejor, llegando a correr la cancha en algunas ocasiones.

De esta manera, y con un palmeo de Tortajada a falta de cuatro segundos para el final, el Misionero se ponía a 2 puntos y volvía a meterse en el partido a pesar de recibir 18 puntos en contra en tan solo cuatro minutos (21-23).

El segundo período volvería a tener, en los primeros compases, a Goes dominando el juego y pasando por única vez en la noche tras un doble de Acosta. De ahí en más, el cuarto sería de dominio absoluto por parte de Defensor Sporting, que rápidamente volvía a tomar ventaja de dos unidades en el marcador.

Conducidos por Martín Osimani y con Phillips encendidísimo desde la línea de 3, el visitante se iba por 13 puntos cuando restaban tres minutos para el descanso. Goes intentó arrimarlo, con más empuje que juego pero con algo de eficacia también, y de esta manera el Misionero lograba reducir las cosas a 9 cuando sonó la chicharra (40-49).

Para la segunda parte del juego había que mejorar la defensa en zona y ser mucho más claros en ataque, y es que el equipo se volvía a mostrar falto de ideas en ofensiva y muy dependiente de lo que Brown y el resto de las individualidades pudieran realizar, pero hoy faltaron jugadores que siempre aportan sus puntos y eso el equipo lo sintió. En defensa Jackson sufría mucho cuando Phillips se abría y el equipo no tenía variantes disponibles para defenderlo.

El tercer cuarto, sin embargo, volvería a mostrar a Defensor Sporting tomando las riendas del juego nuevamente y dando indicios de que era el amplio dominador del juego. Un nuevo parcial en contra en tan solo tres minutos y el visitante se iba por 17, la máxima de la noche hasta ese entonces.

El partido amagaba con romperse y Goes necesitaba encontrar su juego para poder arrimar el partido. Afortunadamente, Brown aparecía en un momento difícil y ponía al misionero a 11 cuando promediaba el tercer período, volviendo a esperanzar a un público que se volvió a arrimar en una enorme cantidad a ver a su equipo a pesar de los resultados.

Defensor Sporting recibió el golpe, lo asimiló y, de a poco, volvió a ser el de los primeros minutos del cuarto, lo que volvió a significar que se escapara en el marcador sobre el final. La figura de Haller se hizo grande en la pintura y así los de Ponce se irían 16 arriba al último descanso largo del partido (58-74).

Pero aún quedaban diez minutos y Goes tenía que intentarlo. Fue así que el equipo salió a morder en el arranque y logró volverse  a poner a  11 rápidamente, en lo que fue la diferencia en el tanteador que probablemente más se dio durante el juego.  

Brown seguía manteniendo al misionero a flote y ahora recibía la compañía de Jackson, que hacía valer su altura en la pintura. Goes logró ponerse a 8 puntos en apenas tres minutos, solo faltaba mantener el ritmo y seguir defendiendo con intensidad.

Pero el visitante fue un equipo con muchísimas variantes la noche de ayer y esta vez quién se encargó de cortar con las ilusiones locatarias fue Dotti. El escolta empezó a encontrar espacios en la defensa y de esta manera Defensor Sporting volvía a pasar el sofocón y empezaba a definir el encuentro.

Los de Ponce se volvían a poner a 17 cuando restaban cuatro minutos y daba la sensación de que el partido ya era imposible de remontar. Más aún cuando, con otro doble de Dotti, su equipo sacaba la máxima en el partido de 19. Lovera le dio entrada a Wohlwend y el pibe respondió bien: un rápido 7 a 0 ponía las cosas a 12, pero el visitante no quería sobresaltos y manejó los tiempos del partido hasta el final y así se llevó la victoria.

No queda otra que seguir trabajando y pensar en dar vuelta este momento lo antes posible. El Martes tocará ir a Welcome (sin público visitante y televisado) en lo que será una nueva oportunidad de levantar cabeza y empezar a salir del fondo. Esto es largo y aún Goes tiene mucho por decir.