Calvin Warner, el nuevo extranjero misionero

Goes tiene nuevo extranjero. Debutó frente a Unión Atlética dos días después de haber llegado al país mientras que el viernes tuvo un gran encuentro frente a Trouville. Conocé los datos del acompañante de Nesbitt en la pintura misionera. Calvin Warner nació el 29 de Junio de 1980 (36 años) en la ciudad de Jacksonville, Florida, al sur-este de Estados Unidos. Acostumbrado al calor pero de una vasta trayectoria internacional, el nuevo extranjero misionero llegó el pasado sábado al país y debutó tan solo dos días después en la victoria misionera frente a Unión Atlética. El Ala-pívot de 2.01, que jugó en los “Dolphins” de la Universidad de Jacksonville, en la NCAA, viene de jugar en Venezuela y Filipinas, aunque también cuenta con pasado en Corea, Líbano, Irán, Colombia y Argentina. Si bien no es un jugador con una gran estatura, es muy atlético, lo que lo hace un gran defensor de la pintura y una garantía en el rebote. Además, en tan solo dos partidos disputados ha demostrado tener una buena visión de juego y un tiro de media y larga distancia bastante confiable. En el debut frente a la UA consiguió un doble-doble saliendo desde el banco (10 puntos y 10 rebotes en veinte minutos) además de una tapa y dos asistencias.  De más está decir que cualquier aporte realizado por el jugador en el partido iba a ser bien recibido debido al poco tiempo de adaptación física y táctica del jugador al equipo y al sistema que busca el entrenador. Frente a Trouville, por otra parte, Warner mostró su mejor repertorio hasta ahora: resultó el jugador más valioso del partido (28) otro doble-doble (18 puntos y 10 rebotes saliendo nuevamente desde el banco) repartió cinco asistencias y estuvo infalible en desde la línea fácil (7/7) en 30 minutos. Grandes números para una gran noche individual y colectiva. En defensa, además, tuvo que parar a Kevin Young (un jugador más físico) y a Newsome, un jugador nacionalizado con una gran experiencia en la Liga Uruguaya. Warner logró limitarlos a ambos y atacarlos con confianza cuando le llegó el balón. Lo más valorable de la primera semana de Warner en Goes resulta la rápida adaptación al juego del equipo. Ayer se mostró muy cómodo en cancha, sobretodo sin pelota. Abrió muchos espacios para sus compañeros mientras que estuvo muy fino en las jugadas individuales, tal y como muestran los números mencionados anteriormente. El rendimiento de Warner es esperanzador. Desde su llegada el equipo ganó los dos partidos que disputó y ya se convirtió en una pieza clave tan solo una semana después de comenzar a practicar. El tiempo y la tabla aprietan, pero con Warner todo será más fácil.