En Picada

Goes cayó aplastado en su visita a Welcome por 78 a 99, y sigue sin poder ganar desde la primera fecha. Brown, con un primer tiempo casi perfecto, fue el mejor de un equipo que tiró el partido en el tercer cuarto.

El Misionero venía mejor, había completado unos primeros veinte minutos siendo superior y, hasta la última bola del segundo período, venía con la ventaja en el tanteador, pero un tercer cuarto lapidario tiró por tierra las aspiraciones de un equipo que ya no mostró reacción.

Brown jugó un partidazo siendo nuevamente la manija del equipo en ofensiva, pero fue muy mal acompañado y la realidad es que hoy en día el equipo tiene que empezar a prepararse para luchar por no descender si no hay un cambio drástico en juego y resultados.

El Misionero salía con Wohlwend en la base (debutando como titular en la Liga Uruguaya) Fernando Martínez, Rakim Brown, Diego Tortajada y Albert Jackson en busca de un punto que aporte tranquilidad en la tabla.

En el comienzo, Goes parecía decidido a conseguir la victoria: sacaba 7 en el arranque con Brown enchufado y una buena defensa sobre el juego interior locatario comandado por Batista. Sin embargo, con el correr de los minutos Welcome lo fue emparejando, y el tanteador al final del primer chico tenía al visitante arriba, pero por solo 4 puntos (27-23).

El segundo período volvía a tener a Brown tirando del carro (terminó con 27 puntos en primer tiempo y 42 el partido, una barbaridad) pero ya se veía como a los demás les costaba mantener el ritmo ofensivo y, sobre todo, defensivo. El cuarto se tornaba parejo pero el Misionero asomaba la cabeza para seguir manteniendo la ventaja.

Sin embargo, sobre el final del cuarto se empezaría a complicar la noche, y es que Goes recibió cinco puntos consecutivos cuando tenía faltas para dar (inclusive un triple sobre la bocina) y así perdería la ventaja en el marcador hasta el final del juego (46-48). Los de Lovera se iban al descanso perdiendo por primera vez en el partido.

De ahí en más, todo locatario. Welcome puso un parcial de 13 a 2 en solo tres minutos y el partido se rompía. Goes intentó ponerse en partido nuevamente de la mano de Brown, pero otro vendaval de los dirigidos por Espíndola le permitiría sacar 20 puntos de renta sobre el cierre del período y liquidar el juego. Goes llegó a perder hasta por 24 unidades para finalmente irse por 22 al último descanso (59-81). Un tercer cuarto terrible, que tiraría por tierra cualquier aspiración visitante.

El último cuarto sobró. Goes desesperado, impreciso y malhumorado. Welcome dominando a placer las acciones, e incluso, llegando a sacar una máxima parcial de 29 unidades. Una derrota aplastante frente a un rival al que se le podría haber hecho más fuerza, pero la realidad de hoy es que el equipo debe prepararse para empezar a luchar abajo. Afortunadamente, la Liga es larga y aún queda mucho por decirse (resultado final: 73-99).

Link a las estadísticas: <<Aquí>>